Skip to content

La ‘premonición’ de Larsson

30 junio 2009

Parece que no mucha gente se ha dado cuenta o lo ha querido comentar, pero en La reina en el palacio de las corrientes de aire hay un personaje que muere exactamente igual que como lo haría Stieg Larsson muy poco después de terminar de escribir ese libro. El personaje –no pasa nada por revelarlo, es muy anecdótico–, Hakan Morander, es el redactor jefe de un gran periódico sueco conservador venido un poco a menos, digamos que un ABC. A Morander le da un infarto en su despacho en el periódico, asunto sobre el que Larsson (página 252) opina:

Que alguien fallezca em su lugar de trabajo es algo muy poco frecuente; incluso es raro. La gente debe tener la gentileza de retirarse para morir. Debe desaparecer: jubilarse o ingresar en un hospital y reaparecer un día, de repente, para convertirse en tema de conversación en la cafetería: por cierto, ¿te has enterado de que el viejo Karlsson murió el viernes pasado? Sí, el corazón… El sindicato le va a enviar unas flores. Sin embargo, morir en tu puesto de trabajo ante los mismos ojos de tus compañeros resulta bastante más incómodo.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: