Skip to content

“La gran película” de la Guerra Civil

1 julio 2009

Jorge Semprún, hoy en Público:

Los testigos de aquello estamos desapareciendo y dentro de poco ya nadie tendrá memoria directa de aquella experiencia. Aun así, todavía no se ha hecho la gran película sobre la Guerra Civil, y creo que nunca se hará. No es fácil, porque fuimos crueles y quedan muchos complejos. La guerra sí la plasmamos en la poesía y en la pintura, pero no hay una película ni una novela sobre lo que pasó que esté por encima de la polémica.

Desde luego que no hay una película, aunque hay más razones que la de haber sido crueles. La razón es una principalmente: no existe, todavía, un consenso histórico en España sobre la Guerra Civil. No hay acuerdo sobre qué la provocó, qué sucedió durante y que originó después; y sobre todo no hay acuerdo –no lo hubo en su día, ahora ya es tarde– sobre hipotéticas responsabilidades penales. Es decir, lo único en lo que los españoles –los de las dos Españas, que sí, que existen– estamos de acuerdo es en que hubo una guerra. Pero discutimos sobre todo lo demás. Esto provoca que no haya cimientos sólidos sobre los que construir una historia inapelable.

La diferencia con otros países: en Italia hubo fascismo, pero se derrotó y los italianos –aunque queden fascistas, ése es otro tema– entienden que fue una etapa digna de condena; en Alemania tuvieron a Hitler, pero también se les derrotó y los alemanes –aunque queden nazis– entienden que fue una etapa digna de condena; en Francia tuvieron el régimen de Vichy, pero fue derrotado y los franceses –aunque queden neofascistas– entienden que fue una etapa digna de condena; en Argentina tuvieron la dictadura militar de Videla, pero fue derrotada y los argentinos –aunque queden…– entienden que fue una etapa digna de condena.

En España tuvimos el franquismo, pero no se le derrotó y los españoles todavía debatimos mociones en los ayuntamientos sobre si quitar o no estatuas de Franco, sobre si cancelar o no sus nombramientos como Hijo Predilecto, Alcalde Honorario o lo que sea de muchas ciudades españolas. Y no entendemos (hablo en plural, como sociedad) que fue una etapa digna de condena: el partido político que representa más o menos a la mitad de nosotros siempre pone pegas.

Las cinematografías de los países mencionados han hecho buen cine de sus traumas pasados, pero una vez que los han superado. Antes es imposible, porque el acercamiento al sustrato de la historia siempre va a ser –así ha sido hasta ahora– parcial. En España, sencillamente, es imposible porque no hemos superado la Guerra Civil y el franquismo ni social ni judicial ni artísticamente. Así que la parcialidad con la que siempre se acusa a los cineastas es, prácticamente, inevitable.

Otra razón para que no hayamos hecho “la gran película” sobre la Guerra Civil es que no ha habido buenos cineastas para llevar el proyecto a cabo, claro.

Jorge Semprún amplía la cuestión a las novelas, donde creo que tiene menos razón. A sangre y fuego, de Manuel Chaves Nogales, es el primer ejemplo que me viene a la cabeza.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. 7 abril 2011 19:30

    Burnisima info””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: